La Bienal de Venecia se rinde al renovador lenguaje flamenco de Rocío Molina
La Bienal de Venecia se rinde al renovador lenguaje flamenco de Rocío Molina

Horas después de recibir la noticia, Rocío Molina sigue un poco “aturdida”, “emocionada”. Confiesa que este premio no se lo esperaba. Solo el hecho de estar programada en la Bienal de Venecia para el próximo julio ya le “imponía” y le causaba “respeto”.

Ahora además sabe que se subirá al escenario con el aval del León de Plata de la Danza 2022. La Bienal de Venecia se rinde al renovador lenguaje flamenco de la malagueña y le concede uno de sus máximos galardones.

Es la segunda española en recibir un reconocimiento del prestigioso festival, tras La Ribot; pero la primera flamenca en lograrlo. Un nuevo hito, otro más, que suma a su carrera la ‘danzaora’ malagueña de proyección internacional.

Pero ‘la Molina’ lo deja claro: un premio así “no cambia nada” su manera de salir a escena. “Porque haga lo que haga, actúe donde actúe, siempre lo hago con el mismo compromiso conmigo y con mi baile”, sentencia desde el aeropuerto camino a Francia.

Este jueves participa en el Festival de Nimes, un clásico en su agenda, donde bailará la primera parte de su trilogía de la guitarra ‘Al fondo riela (Lo Otro del Uno). La malagueña contesta a las decenas de llamadas y mensajes de felicitación que recibe mientras busca un vuelo, tras perder el suyo por un fallo con la aerolínea.

Rocio Molina en la Bienal de Venecia
Rocio Molina en la Bienal de Venecia

La presión será la misma cuando represente en Venecia su performance »Confesión de la Carne’, sí, pero ahora pisará esas tablas con más “alegría”. “Por celebrarlo con los compañeros y poder echar la mirada atrás y ver que ya hay un recorrido hecho, parece que sí”, apostilla, como si tratara de convencerse a sí misma de una realidad que ya nadie discute.

-Es para estar orgullosa, ¿no cree?

-La palabra orgullo no me gusta usarla para mí misma, pero con mi baile sí. El culpable de todo es mi baile (risas).

Su lenguaje transgresor pero de profunda raíz es ya universal. El jurado de la Bienal de Venecia le reconoció su capacidad para «recrear la tradición del flamenco con una punzante perspectiva contemporánea».

«Las coreografías vanguardistas, extravagantes y poderosamente crudas de Molina fusionan el flamenco tradicional con estilos de baile modernos e impulsos, improvisaciones que caracterizan su lenguaje de baile único», señaló el director Wayne McGregor.

Virtuosismo, experimentación y riesgo se combinan en un baile genuino que conquista cada escenario que pisa. Desde Aviñón al Barbican Centre de Londres, pasando por el City Centre de Nueva York, la Esplanade en Singapur, Tanz Im August en Berlín y el Teatro Stanislavsky en Moscú.

También en España, donde Molina fue la artista más joven en conseguir el Premio Nacional de Danza y donde acumula seis premios Max a sus espectáculos. Su creación, radicalmente libre, evoluciona al margen de laureles y galardones. “Sigo con mi búsqueda, con buscar mi verdad”, concluye.

La malagueña incorpora su nombre a una selecta lista de creadores premiados en Venecia por su impacto en la danza contemporánea. Entre ellos grandes figuras como Merce Cunningham (1995), Pina Bausch (2007), Jirí Kylián (2008), William Forsythe (2010) y Anne Teresa De Keersmaeker (2015).

Los Leones de la Bienal de Danza 2022, que otorgaron el Oro al japonés Saburo Teshigawara, fueron aprobados por la junta directiva del certamen, por recomendación de su director Wayne McGregor, y serán entregados durante el 16° Festival Internacional de Danza Contemporánea, del 22 al 31 de julio.

Si necesita información sobre algún festival o algo relacionado con nuestra Federación de Peñas Flamencas de Málaga póngase en contacto con nosotros.

Fuente: Diario Sur