Historia de “La Málaga Cantaora”
Historia de “La Málaga Cantaora”
malaga cantaora historia de malaga flamenca
malaga cantaora historia de malaga flamenca

No en vano el poeta sevillano Manuel Machado (1874-1947) la denominó “Málaga, cantaora” en su poema “Andalucía” y nuestro poeta malagueño Salvador Rueda (1857-1933) al referirse a Málaga dijo: “Cantas como ninguna ciudad del mundo”, por mi parte recuerdo que hasta bien avanzado los años setenta del siglo pasado era frecuente que al pasar por las calles no resultaba extraño que hubiese alguien cantando flamenco e incluso en los trayectos céntricos.

Existían barrios malagueños que conservaban solera tradicional, crisol de creación de artistas flamencos, donde surgía espontáneamente en lo cotidiano el cante, el baile o el toque de guitarra, ya desde la infancia, el peso del ambiente era un permanente estímulo para quienes manifestaban tempranamente cualidades artísticas: Perchel-Trinidad, la Cruz Verde, la Coracha, etc.

Dejando de lado los café cantantes históricos existentes entre el período 1857-1937 como el Café del Turco, Café cantante del Sevillano, Café La Loba, El Café Chinita, etc. así como los lugares flamencos en la Costa del Sol (básicamente en la occidental en la década de los años sesenta del siglo pasado: Torremolinos, Fuengirola, Marbella, etc.) nos encontramos con tres tipos de clasificación de lo que denominamos “lugares de flamenco” en Málaga capital en los años que arrancan desde la posguerra hasta finales del siglo pasado:

Soy consciente de que es un inventario de lugares flamencos incompletos, sin embargo, los amigos y amigas podrán aportar recuerdos o información sobre aquellos sitios posibles que estén ausentes en este trabajo. Denomino “lugares flamencos” a cualquier tipo de establecimiento donde de alguna forma se podía acudir para escuchar flamenco bien de forma directa con actuaciones o a través de sistemas de reproducción como discos, grabadoras, etc.


Se podrían hacer tres clasificaciones sobre los mismos:

LOS ESTABLES:
Tablaos flamencos, salas de fiestas, discotecas, peñas, clubes, tabernas, kioscos de la plaza de la Merced, peñas flamencas (salvo la Peña de Juan Breva, las otras tienen una aparición más tardía en el tiempo en torno a los años setenta: Peña Fosforito, etc.).
Dentro de los tablaos estables estaba “El Refugio” que se encontraba en la calle Marquesa de Moya nº 7, en este establecimiento se rodó en 1954 la película “Fuego sobre África” donde intervino la bailaora malagueña Carmen Carrasco. Era una producción internacional e incluso parece que inicialmente su titulo original fue “Málaga”.
“El Patio Andaluz” según recuerdo estaba en la Plaza de las Flores, cerca de donde ahora esta situado “El gallo ronco”, con los años sesenta aparecieron la “Gran Taberna Gitana” y “El Flamenco” de las cuales ya publicamos información en su día.
En cuanto a discotecas o salas de fiestas nos encontramos con “El Pigalle”, “El Pino Rojo”, “El Pimpi”, “El Cañizo”, “Pepeleshe” etc.
Las tabernas (Las Flores, La Campana, etc.) a pesar de la prohibición gubernativa de no poder cantar, solían tener siempre discos de flamenco y sin problemas de volumen, guardo un especial cariño en mi infancia cuando pasaba por “La Cochera” en calle Madre de Dios con sus discos del maestro Manolo Caracol y la Lola Flores, así como en los kioscos de la Plaza de la Merced con los cantes antiguos de Manuel Vallejo, el Sevillano, y tantos otros buenos artistas.

LOS ESPORÁDICOS U OCASIONALES:
Feria de Málaga, feria de los barrios, cines-teatros, plaza de toro, festivales, concursos, merenderos o chiringuitos, ventas, etc. En los clubes o peñas nos encontrábamos con el Club Taurino, Peña Malaguista, El Liceo de Málaga, La Semana de Estudios Flamencos, etc. que en sus actividades solían incluir algunas actuaciones flamencas para sus socios.
La Feria de Málaga, cuando se anunciaba con carteles que no huían de lo típico, y el lector entendía lo que anunciaba, en sus distintas ubicaciones como en Martiricos, el Parque, etc. era frecuente la presencia de numerosas actuaciones en directo de flamenco en diversas casetas, así ocurría también en las casetas de las ferias de los barrios de la Trinidad, El Perchel, Ciudad Jardín, etc. también en lo que se denominó barriadas como la de Girón, Dos Hermanas, etc.
Los cines que tenían terraza de verano ofrecían muchas posibilidades sobre todo en la época veraniega: Real Cinema, Cine las Palmeras, Cine Alameda (entonces era de verano), Cine Moderno, etc. Los cines cerrados se destinaba su uso principalmente para el invierno y el otoño, se puede recordar al Cine Royal, Málaga Cinema (donde debutó el cantaor Cándido de Málaga, entonces conocido como “Niño de Vallecas”).
El Teatro Cervantes dio paso a numerosos espectáculos flamencos, ya en 1940 actuaba el cantaor “El Sevillano” acompañado por la guitarra de el “Titi de Marchena”.
En la plaza de toros de “La Malagueta” también albergo diversas actuaciones de espectáculos flamencos, sobre todo en los primeros años, entonces era muy dura la actuación para los artistas cuando apenas se contaba con medios acústicos.
También en determinados merenderos de la playa de la Misericordia, etc. más de una vez se montaba o surgía de forma espontanea algunas actuaciones flamencas, ocurría igualmente con artistas que iban por los barrios cantando e incluso en algunos autobuses o tranvías (y obviamente en los trenes) para luego solicitar una ayuda económica.
Los teatros de algunas parroquias también dieron lugar a algunas actuaciones de cuadros flamencos como por ejemplo recuerdo el de la iglesia de San patricio, San Ignacio, etc.
Más adelante “El polideportivo de Carranque” de forma esporádica albergó festivales flamencos con importantes artistas como el Camarón de la Isla, el Beni de Cádiz, etc. Se cuenta la anécdota de que el Tomatito le acompañaba al Beni e hizo una introducción muy larga con la guitarra de forma que el cantaor le dijo más o menos: “A ver cuando entro yo a cantar, niño”

LOS TRANSITORIOS:
Correspondían a aquellos establecimientos que pasaban por Málaga y su estancia así como su montaje era como se le califica no estables, es decir, pasajero. Serian los casos del Teatro chino, Circo Príce, Circo Estambul, etc. que ofrecían actuaciones varias donde se solía incluir actuaciones de flamenco y de la copla y luego se marchaban.
Éstos acampaban como es el caso del Circo Estambul en la explanada de Santo Domingo, donde se hacía también la feria de animales y ganado, por ejemplo con relación a éste podemos ver en la publicidad la actuación de “El Niño de Huelin” (otro artista malagueño; también olvidado), recuerdo también a el Circo Price (éste se situaba en frente del puente de El Carmen, al final de calle Alemania), era muy tradicional por entonces que se cantara la canción de “Vino amargo” de Rafael Farina por ejemplo.
El Teatro Chino era muy espectacular y solía acudir también a la feria de Málaga, generalmente también se situaba frente a la iglesia de Santo Domingo, salvo cuando ésta se celebró en el paseo del Parque que se situó en la Malagueta, en éste actuaron Emi Bonilla y Ana María Moya, Pepito Vargas, etc. Existe un extenso trabajo publicado por Juan José Montijano Ruíz, muy documentado, que ya ha sacado una segunda edición ampliada sobre el Teatro Chino que recomiendo a aquellos lectores/as que le guste el tema.
En este trabajo no pretendo tener un listado completo, ya que esta abierto a la aportación que se quiera hacer para poder construir o contar con un inventario de lugares de flamenco de “Aquella Málaga flamenca” del siglo pasado.

Francisco Lara Sánchez

Fuente: Historia de Málaga